lunes, 29 de octubre de 2007

Una ronda de quinceañeras.

El título de esta entrada me planteaba un problema, y es que ya he abusado bastante del término juventud como para poner esta palabra nuevamente.

Continuamos poniendo programas de UDELV emitidos durante el mes de agosto en Infantes F.M. El tercer programa se pudo escuchar en directo el día 24, a las puertas de la Feria y Fiestas locales. Y de nuevo, optamos por el formato de un monográfico para darle salida a dos novelas.

Decir que el tema del programa era la literatura erótica creo que es incorrecto. Más bien, el punto en común de las dos obras traídas a colación (La flaqueza del blochevique y Los cien golpes) es que ambas tienen como protagonistas a sendas jovencitas que rondan los quince años de edad. Son lo que Vladimir Nabokov bautizó como nínfulas, si bien la mayoría de la gente se refiere a ellas por el nombre de la Nínfula por excelencia, la que protagoniza su novela y que ya traímos a UDELV: lolitas. De hecho es así como hemos llamado al archivo del programa de hoy.

Bueno, ya habéis visto las dos novelas que destripamos en mayor o menor medida. La primera, La flaqueza del bolchevique, es culpa del escritor madrileño Lorenzo Silva. Finalista del premio Nadal con esta novela, y ganador del galardón por El alquimista impaciente, Lorenzo Silva nos sumerge en la historia de un antihéroe con un estilo cargado de ironía, sarcasmo y bastante mala leche, en el que el protagonista acaba sucumbiendo al verdadero amor (o tal vez a los más abyectos instintos) ante una jovencita de tan solo quince años. Me ahorraré el argumento, para eso escuchad el programa.

La versión cinematográfica de La flaqueza… estuvo protagonizada por el siempre solvente, aunque aquí no muy brillate, Luis Tosar, y por la entonces debutante María Valverde, presunta promesa del cine actual (lo cierto es que no le han faltado proyectos) que interpreta a la púber Rosana de una manera convincente por lo anodino de su actuación. Mientras que la novela es un híbrido de géneros, desde la comedia a la intriga pasando por la historia de amor y pérdida, el filme carga mucho las tintas en el dramatismo de su historia. El libro es corto y el lector lo lee de un plumazo con una sonrisa perenne ante las ocurrencias de Silva. La película, aunque no muy larga, es algo más pesada de digerir.

Continuamos nuestro monográfico con Los cien golpes. Cuando se confunde el amor con el deseo. (puta manía que tienen los traductores de añadir subtítulos). Este diario en gran parte autobiográfico fue el fulminante debut literario de Melissa Panarello (que al publicar el libro siendo menor de edad, tuvo que firmar sólo con su inicial, es decir, como Melissa P. No se quebraron los cascos en buscar un pseudónimo). Se trata de la cruda historia de una jovencita también rondando la quincena, que se inicia en los vericuetos de la sexualidad, el sexo y el amor. Melissa Panarello, italiana como habrán adivinado, astutos lectores, escandalizó a la conservadora sociedad siciliana y alcanzó un gran éxito con este libro (la polémica siempre vende, tomaré nota). Sin embargo, si no nos dejamos deslumbrar por la críticas extasiadas con las que las novelas se dan autobombo, encontramos una literatura más bien flojilla (¿qué esperan del diario de una chica de dieciséis años? ¿El Quijote?) y una historia que a este humilde servidor le dejó más bien frío. Quizá fuese porque el libro lo leí cuan deprisa pude a fin de tener preparado el programa para cuando estaba previsto, o quizá es que mi consumo de pornografía es más elevado del que me imaginaba, pero lo cierto es que a la tórrida vida de la dulce Melissa le falta… algo. Llamémoslo espíritu. Los cien golpes se titula en italiano Cento colpi di spazzola prima de andare a dormire, que vendría a ser “Cien pasadas de cepillo antes de ir a dormir”, haciendo alusión a eso que se le suele contar a las niñas de que las princesas se cepillaban el pelo cien veces todos los días y por eso lo lucían tan espléndido. Como ven, el escueto título en castellano (del subtítulo mejor me olvido) puede interpretarse con otro sentido.

También hay versión cinematográfica de esta novela, y también interpretada por María Valverde, que cumplió la mayoría de edad durante el rodaje. Éste se dispuso de tal forma que se rodasen las escenas más delicadas pasado el cumpleaños de la actriz, para evitar cualquier problema legal. Más allá de esta anécdota no puedo añadir gran cosa. La ficha técnica de ambas películas las damos en el programa.

El formato monográfico alarga demasiado esta sección. Las pausas musicales vienen bien no sólo al oyente sino a nosotros mismos, que podemos descansar unos minutos. No hay más monográficos previstos para el blog, pero si alguna vez volvemos a este formato, es posible que pensemos una forma distinta de contarlos.

Eso sí, nunca falta nuestro Informativo insólito, que para no romper la línea general del programa, vino cargado con perlas como por ejemplo la cerveza que aumenta el tamaño de los pechos, o el incidente de un hombre que tras tomarse una bebida “de esas energéticas” sufrió una erección de varias horas. También hablamos de un pollo campeón de carrera en patinete y un software que busca canciones con sólo tararearlas.

Pues nada más. La próxima semana incluiré la carta de bienvenida que me remitió David para que inaugurase su etapa como colaborador del blog, prevista para la entrada anterior, pero que tuvimos que sustituir por el triste adiós a Juan Antonio Cebrián (ni un comentario: vergüenza debería daros). Aún me quedan dos programas en reserva. Después, ya veré qué me invento.

Hasta la semana que viene y… que se dé bien. Os dejo las fichas de los libros. Recordad que podéis mandar vuestros comentarios, quejas, sugerencias e insultos varios a:

mighty_eldarion@hotmail.com

La flaqueza del bolchevique

  • Autor: Lorenzo Silva
  • Año de publicación: 1997 (finalista premio Nadal de ese año)
  • Editorial: Ediciones Destino
  • Edición comentada: Booklet. Edición de bolsillo. 3ª ed, 2004. 185 pags. Unos 6€

Los cien golpes. (Cuando el amor se confunde con el deseo)

  • Título original: Cento colpi di spazzola prima di andari a dormire.
  • Autora: Melissa Panarello.
  • Año de publicación: 2003.
  • Editorial española: Random House Mondadori © 2005.
  • Edición comentada: [!]Debolsillo, colección Best Seller, 2006. 200 págs aprox. 8,50€

5 impertinencias.:

Anónimo dijo...

Hola, solo quiero comentaros que me parece una aberración que hableis de esta manera unos problemas que estan pudriendo nuestra sociedad.

Haciendo publicidad de estos libros estais contribuyendo a mal formar la mente de la gente que os escucha u os lee; Parece que apoyeis estos actos contra la libertad de los niños y niñas que sufren dichos abusos.

Incluso creo percibir cierta nota de consentimiento en la forma con la cual escribes tu blog. ¿Acaso disfrutaste mientras leias estos libros?.

Para terminar creo que a estos autores habria que encarlelarnos por pedrastas y quemar todas las ediciones de los citados libros.

Saludos

marijose dijo...

hola, me a recomendado ste blog mi amigo Jorge i os felicito esta muy interesante!
Soy una fan de Lorenzo Silva me gustan todos sus libros.
Un besote... Marijose

Changaleona dijo...

Al primero que dice que habría que quemar todos los libros: ¿acaso habría que quemar una obra de arte y matemática como lo es "Alicia en el país de las Maravillas", sólo porque el autor se sentía atraído por las niñas, y ese libro había sido escrito en honor a una de ellas?

Lo que importa es la obra, no el autor.

Cateto paleto de pueblo.

Anónimo dijo...

Changaleona ... a ver si aprendemos a leer.. yo no digo que tengamos que quemar todos los libros, sino solo ese tipo de libros, (y mas bien lo que queria decir era, no permitir su publicacion) asi como aquellos que ilustran como pegar a tu mujer para no dejarle marcas.

Con respecto al tema de separar los autores de sus obras, es la mayor idiotez que he oido nunca, no se puede entender un libro si no se sabe sobre que trasfondo lo ha escrito su autor;
Es más, si solo hubieras leido el libro de Carroll (Charles Lutwidge Dodgson), sin interesarte el motivo de su publicacion, no sabrias a quien va dirigido. Por cierto, no esta escrito en honor a una niña, sino por peticion de Alice Liddell de 10 años, que fue, junto a sus hermanas, la primera en escuchar la historia, improvisada por Carroll.

Espero que aceptes este consejo: Si te dedicas a insultar, solo estas mostrando tu falta conocimiento y seguridad en ti misma.

Un Saludo.

Changaleona dijo...

Insulto en broma, qué poco sentido del humor.

Y vaya quisquilloso estás con si lo publicó en honor o petición, vamos, que eso no tiene ninguna relevancia.
Es verdad que para entender un libro, es recomendable conocer el contexto, pero lo que yo digo, es que no podés juzgar a un libro por cómo es el autor. Si el libro es bueno, es bueno, da igual que el autor sea un ser despreciable.